¿Qué hacer cuando no se sabe qué estudiar?

Al terminar sus estudios en el bachillerato, preparatoria o secundario, algunos estudiantes llegan sin haber conseguido una respuesta a la pregunta recurrente sobre qué estudiar ante la amplia oferta académica que se les presenta en las distintas universidades.

A veces las tradiciones familiares pueden realizar una presión poco agradable que llevan a la obligación de inscribirse en una profesión poco apasionante o sin vocación, que puede llevar a una inversión de tiempo tirada a la basura.

¿Qué hacer cuando no se sabe qué estudiar?

Son muchos los estudiantes que se hacen esa consulta al terminar sus estudios y no saber qué carrera de grado seguir. Hay quienes de pequeños tienen el sueño de ser abogados, médicos, economistas, y con el tiempo van cambiando su orientación profesional, y también están los que no sienten una pasión por una carrera determinada y llegan al final de su cursada del secundario sin haber encontrado una profesión ideal.
En este sentido, en primer lugar, es importante indagar sobre los intereses personales, sobre los gustos de lectura o el interés por un sector en particular. También se pueden conocer distintos oficios o trabajos que puedan llegar a resultar atractivos a la hora de pensarse en ellos, charlar con amistades o diferentes personas que puedan relatar de qué tratan sus tareas profesionales.

¿Por dónde puedo empezar?

Es importante conocer las salidas laborales de cada carrera antes de tomar la decisión de comenzarla. Porque eso también incidirá en la decisión de emprender un camino u otro, dependiendo de los intereses de cada uno. No es lo mismo buscar una profesión para tener una buena remuneración a fin de mes, que abocarse a un estudio por el mero hecho de tener más conocimientos.

En el ámbito académico, las alternativas que se ofrecen a los estudiantes aumentan de manera constante y es por ello que se han elaborado distintas plataformas y eventos para que todos puedan conocer las carreras que se brindan y también las distintas opciones que surgen a la hora de ofrecerle la formación a un profesional o las herramientas necesarias para un oficio puntual.

Así es como muchas organizaciones realizan jornadas para que los futuros egresados del secundario estén al tanto de las opciones en cuanto a las universidades que tienen, de las distintas carreras, programas de estudio y del prestigio que tiene el título en una u otra entidad. En ese mismo espacio, también se muestran los centros que pueden brindar capacitaciones o ciclos de formación profesional, pero que no ofrecen licenciaturas ni carreras de grado.

Por otra parte, muchas preparatorias ofrecen a sus alumnos la posibilidad de realizar un test de orientación vocacional. Consiste en un conjunto de pruebas que muchos consideran necesarias para llegar a una determinación y no sentir la frustración de emprender una carrera sin convencimiento y luego comprender que no cumplía con las propias expectativas. Estos también se pueden realizar sin acompañamiento profesional en diversas páginas de internet que brindan una orientación online de manera gratuita.

Es usual que muchos estudiantes se sientan abrumados cuando observan que las carreras de licenciaturas tienen una cursada promedio de 4 o 5 años, y que puede llevar incluso más tiempo del estipulado por situaciones de la vida. Para estos casos, las tecnicaturas son excelentes opciones que brindan un plan de estudios con una menor carga horaria y poseen una salida laboral interesante. Por lo general este tipo de formación presenta una base fuerte en las materias prácticas para poder ingresar con una mayor facilidad a los puestos de trabajo ofrecidos, otorgando una ventaja competitiva en cuanto a la experiencia previa.

¿Qué hacer cuando no se sabe qué estudiar?

Ahora, si la duda aparece al pensarse invirtiendo horas de cursada presencial, con las nuevas tecnologías, una carrera a distancia puede ser una excelente opción. Estas se encuentran diseñadas para las sociedades actuales que cuentan con poco tiempo para dedicarle al estudio. Las entidades académicas que brindan esta opción online ofrecen un formato dinámico para coordinar horarios de una manera práctica y amigable. Incluso, muchas de estas instituciones brindan carreras que no se ofrecen en las universidades, otorgando otras posibilidades de estudios a quienes no se enamoran de ninguna profesión de grado.

Uno de los datos relevantes en el mundo de hoy, que es fundamental a tener en cuenta al momento de elegir una profesión, es el hecho de aquellas profesiones que necesitan de una constante actualización. Existen muchas carreras que a pesar de finalizar y otorgar el título al graduado, necesitan una continuidad en la formación. Muchas personas se sienten libres del mundo académico al finalizar el plan de estudios, pero corren el riesgo de desligarse de las distintas transformaciones que van surgiendo en su profesión y terminar quedando por fuera de muchas ofertas de empleo.
En este sentido, es fundamental indagar estas cuestiones para no invertir tiempo y dinero en una carrera que luego brindará conocimientos obsoletos para las tareas que se necesiten desarrollar en un puesto de trabajo de esa profesión.

Otra opción que puede resultar ideal para muchos estudiantes al terminar sus estudios de bachiller es iniciarse en algún puesto de trabajo que tenga tareas que le resulten atractivas y que luego con esa experiencia laboral se pueda pensar en una formación universitaria. Con la práctica, se pueden encontrar distintas labores que pueden comenzar a resultar interesantes. A modo de ejemplo, muchas personas que comenzaron a trabajar en un negocio gráfico o en una imprenta, se dieron cuenta que tenían facilidad para ese sector y que tenían la necesidad de saber más sobre el mismo, por lo que se apuntaron para ser diseñadores gráficos.

En muchos casos, la mejor alternativa es tomarse un tiempo para investigar y analizar las distintas opciones que existen para elegir una carrera que se pueda adecuar de la mejor manera a los intereses y gustos de cada persona. En todas las profesiones existen materias que pueden llegar a resultar poco atractivas, lo importante es conocer el plan de estudios y qué tipo de salida laboral tiene cada profesión para no frustrarse en el camino.