¿Cómo funcionan las prácticas y pasantías en México?

Existe una etapa previa a la incursión del estudiante en el mercado laboral, esta suele llamarse la etapa de prácticas y pasantías.

La mayoría de las personas que estudian una carrera universitaria, lo hacen con la meta de ejercer la profesión deseada. Son pocos los que estudian con el solo objetivo de adquirir saberes. Si bien es cierto que muchos disfrutan el hecho de acumular conocimientos, esta no sería la premisa elemental por la que estudiar en la universidad, sino por la posibilidad de ejercer una actividad profesional en el mercado del trabajo. Es esta la instancia en la que se aplican los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera.

Pero toparse de buenas a primeras con el mundo laboral puede ser demasiado drástico para quienes no están preparados en el aspecto práctico de la profesión que han elegido. Para ellos y en realidad para todos los que estudian un programa de Educación Superior, los caminos antes de alcanzar el empleo deseado como profesional titulado, deberían dirigirse a la realización de las prácticas y pasantías.

Si vives en México y te interesa conocer más acerca del mundo de las prácticas y pasantías, estás en el lugar correcto.

Prácticas y pasantías en México

En México no existe una ley o sistema de prácticas y pasantías a nivel nacional. Esto no quiere decir que no se pueda acceder a ellas. Lo que puede hacer un estudiante mexicano para insertarse en el mercado laboral, a poco de finalizar sus estudios superiores, es la práctica profesional basada en el programa de estudios al que suscribe.

La práctica profesional en México está contemplada como una materia o asignatura obligatoria en muchas carreras. En los programas de estudio que no es obligatoria, los estudiantes pueden realizarla como un complemento a su formación, pero esto no influirá al momento de obtener o no la titulación, como si ocurre en el primer caso.

Cada universidad tiene sus propias reglas fijadas al respecto. En la mayoría de las carreras que establecen como materia obligatoria la práctica profesional, sin embargo, hay una serie de reglas comunes a cumplir al momento de realizar esta clase de actividad.

Prácticas profesionales en México

Las prácticas profesionales en México son un requisito previo a la obtención del título en muchas carreras. Estas consisten en el desarrollo de actividades vinculadas al área de estudio del alumno, en una empresa u organización pública o privada.
¿Cómo funcionan las prácticas y pasantías en México?
El objetivo de la práctica profesional es la adquisición de experiencia previamente a obtener la titulación correspondiente.

Como paso previo a la graduación, la práctica profesional es una interesante instancia que permite al estudiante aplicar los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera, contando con la supervisión de un tutor académico, es decir un docente de la institución educativa, y un tutor profesional, quien supervisará al alumno en la empresa en la que resulte seleccionado como practicante.

Generalmente, muchas empresas e instituciones públicas y privadas e incluso organizaciones gubernamentales, cuentan con convenios específicos para la incorporación de practicantes en sus estructuras de trabajo. Esto no implica, de todas formas, una relación laboral entre empresa y alumno.

Para que la práctica profesional exigida por la universidad sea aprobada, la organización y la institución educativa tendrán que firmar un convenio, de lo contrario, el estudiante no podrá utilizar a esa compañía como sede para la realización de su práctica.

La organización en la que el estudiante realizará su práctica profesional puede ser propuesta por el propio alumno o puede ser elegida entre los contactos que las universidades mantienen con distintas empresas del país.

Si el estudiante ya tiene un empleo y puede demostrar que está ejerciendo una actividad vinculada a la carrera, podrá validar su trabajo como práctica profesional. Lo mismo ocurre con los alumnos que prestan servicio como becarios en la universidad, con quienes participan en emprendimientos o con los que eligen realizar sus prácticas en el extranjero.

Otro punto a destacar es la dedicación que deberá brindarle el estudiante a las prácticas. Además de las 400 horas (dependiendo de cada institución), el practicante tendrá una carga horaria diaria de un mínimo de 4 horas y un máximo de 8, durante 5 días a la semana.

Es importante aclarar que en caso de recibir compensación económica por la realización de prácticas profesionales, la misma será en concepto de subvención y no como salario.

El caso mexicano puede ser peculiar dado que la práctica profesional se constituye como una asignatura más a cursar y por tanto, es una instancia que muchos estudiantes atravesarán, adquiriendo la formación práctica necesaria para insertarse sin temor en el mercado laboral.