Pastelería

Realiza nuestro test y descubre si es la carrera perfecta para tí.

Los cocineros pueden tener distintos intereses, como por ejemplo la pastelería. Para aquellos amantes del dulce mundo que hace a la cocina, les contamos un poco más de la carrera.

El universo de las comidas es por demás amplio y se ha ido perfeccionando a lo largo de los últimos años. Las comidas se han internacionalizado de tal modo que hay cursos y restaurantes especializados en diversos estilos, así como también otros tantos ofrecen creaciones propias e imaginativas. Pero a la vez, lo clásico no se olvida y el mundo de la pastelería es algo que sigue apasionando a grandes y pequeños.

La carrera de pastelería se brinda usualmente en el ámbito privado y tiene un año de duración. Las materias de la cursada dependerán especialmente de la institución que se elija para realizar la misma, ya que algunas entidades se abocan más a lo tradicional, otras a lo creativo, otras hacen hincapié en los aspectos saludables de cada área gastronómica, y otras brindan un equilibrio de todas las temáticas. 

Algunas materias que se pueden encontrar en la carrera son pastelería básica, donde se pueden ver técnicas particulares y diferentes tipos de realización de las masas; conceptos ligados al manejo de la higiene de los alimentos a utilizar; chocolatería y sus variedades para trabajarla; se dictan además conceptos relacionados con los costos, el marketing y la administración, que pueden ser de gran ayuda al profesional a la hora de manejar su propio negocio.

Dentro de las tareas que puede desarrollar un pastelero, están las de diseñar nuevos manjares en alguna cocina, ya sea en algún local especializado en panadería o bien en un restaurante o incluso lugares de gran categoría que se encuentran dentro de algún hotel de categoría. Además puede realizar asesorías para aquellos pasteleros o cocineros que lo necesiten; o desarrollar nuevas recetas, ya que a lo largo de la cursada se adquieren las habilidades necesarias para manipular distintos sabores en los platos de pastelería. Por otro lado, también algunos profesionales deciden poner en marcha sus propios locales y así poner en práctica todos los conocimientos adquiridos.

Siempre está el que teme incursionar en esta profesión y aumentar de talle de pantalón, pero lo cierto es que a la buena comida hay que cocinarla, degustarla y disfrutarla, sino no hay forma de comprobar si será del agrado de los comensales o no.