¿Cuál es la mejor carrera para estudiar si te gusta viajar?

El viajar es un placer para muchos, conocer nuevos destinos, aventurarse en lugares desconocidos, o bien repetir ciudades que enamoran con su historia, sus paisajes y su cultura.

Cuando se tiene una vocación marcada o un interés especial por algo, y se desconoce qué profesión seguir, es importante descubrir las distintas opciones que ofrecen las universidades o instituciones para elegir una carrera adecuada.

¿Cuál es la mejor carrera si te gusta viajar?

Algunos trabajos están íntimamente relacionados con los gustos personales, hay quienes dicen que trabajar de lo que apasiona no es trabajar, y son muchas las personas que no eligen una carrera por sus bolsillos sino por lo que aman hacer, por las tareas que están vinculadas a sus intereses.

En el caso de los amantes de los viajes existen diversas profesiones que se adaptan muy bien para poder conectar ambas sensaciones, recibir una remuneración por algo que realmente lo llegue a motivar. 

Algunas de las carreras que se ofrecen relacionadas con el gusto por viajar son dictadas por las universidades con la modalidad de licenciatura, otras por el contrario son cursos con ciertos requisitos, o bien terciarios con una duración menor de cursada que un estudio de grado.

La primera opción que muchos deciden estudiar es la carrera de Licenciatura en Turismo la cual brinda una formación orientada al diseño, planificación, la organización y administración de servicios turísticos en general. En este caso, también se contemplan cursadas relacionadas con la hotelería. Además, se capacita a los profesionales en cuestiones ambientales para preservar reservas y parques nacionales. Algunas instituciones brindan la opción de estudiar un plan de estudios menos extenso, brindando una Tecnicatura en Turismo.

Siguiendo el camino de esta temática, pero no menos interesante, otra alternativa para elegir es la carrera de guía turístico. Durante la cursada de esta capacitación, se ven distintas materias que brindan todas las herramientas de coordinación y los conocimientos para emplearse ya sea en museos o en la coordinación de grupos que están de visita por la ciudad.

Otra profesión universitaria que puede ser interesante es la Licenciatura en Arqueología. Muchos estudiantes cursan la carrera de Antropología para luego realizar una orientación o doctorado en la materia. Los arqueólogos deben viajar con frecuencia y estudiar no solo culturas sino que además deben interiorizarse con la historia de las distintas civilizaciones. Es una profesión que lleva al estudiante a través de la historia y de los distintos continentes para realizar diversas investigaciones. El conflicto de esta carrera es que no se ofrece en muchas universidades, ya que al tener un plan de estudios específico requiere de un ambiente peculiar para poder desarrollar la cursada.

En este sentido, y dentro de las licenciaturas que ofrecen diversas entidades académicas, también se puede hallar la Licenciatura en Ciencias Políticas, en donde las relaciones internacionales pueden llegar a ser centrales en su puesto laboral. Para algunos politólogos, que deben hacerse cargo de la cooperación o del asesoramiento entre naciones, atravesar fronteras puede ser muy usual. En este caso, el conocimiento de idiomas es de gran relevancia a la hora de cumplir los requisitos para obtener un empleo.

Si el gusto por los viajes viene del placer que brinda el hecho de volar, hay dos carreras que pueden ser de gran interés, una más exigente que la otra. Por un lado, se puede seguir la carrera de Piloto profesional, una carrera con vistas internacionales desde donde se la pueda ver, porque ofrece la posibilidad de conocer muchos países, culturas, y una gran diversidad de paisajes, tanto desde las alturas como en los lugares donde se debe parar para realizar una posta, donde se suelen pasar unos días antes de volver. El título se otorga a través de una carrera de grado, con una duración promedio de 4 años y la obtención de horas de vuelos, que brinda la práctica que exigen las empresas. Si bien es una carrera costosa que no solo implica una inversión de dinero, sino también de tiempo y de perseverancia para encontrar la oportunidad buscada durante la cursada, una vez obtenido el trabajo la remuneración es alta.

¿Cuál es la mejor carrera para estudiar si te gusta viajar?

Dentro de esta categoría que lleva a los profesionales por el aire, también se encuentra la profesión de azafata o comisario de abordo. En este caso se debe inscribir en un curso que suele tener el nombre de Tripulante de Cabina de Pasajeros o Auxiliar de Vuelo. Para ingresar no sólo se debe contar con el dinero para costear esta formación, sino que además se deben cumplir diversas exigencias, las cuales se tienen en consideración al momento de brindar el apto físico de ingreso, algunas de ellas son la capacidad de nadar y una estatura determinada. Otra cuestión fundamental es el idioma, ya que se exige el dominio del inglés. Es un curso de aproximadamente 6 meses, que se brinda en instituciones específicas, por esa razón hay que investigar cuáles son las academias que tienen contactos para tener una buena salida laboral.

Lejos del aire, también se puede optar por estudiar Fotografía o Periodismo, ya que los redactores y fotógrafos que se dedican específicamente al ámbito internacional de las noticias en agencias de diferentes plataformas, gráficas, televisivas y digitales, tienen la posibilidad de ser corresponsales y viajar por el mundo. Es un trabajo que se puede obtener demostrando una excelente capacidad para desempeñarse en la labor asignada y el conocimiento de diversos idiomas. 

En la actualidad, dentro del ámbito de la redacción, también se ha abierto una puerta en los blogs de internet para aquellas personas que aman escribir y viajar. Quienes tienen la capacidad de crear textos atractivos en las redes para llegar con sus experiencias a otras personas, pueden incluso lograr el auspicio de empresas de diversos rubros para sus travesías. 

Seguir una carrera que ayude a tener la motivación necesaria para salir a buscar trabajo, y conseguir un empleo de una temática interesante, es posible. Por eso es necesario indagar en los gustos de cada estudiante para pensar en una profesión a futuro.