Decoración

Realiza nuestro test y descubre si es la carrera perfecta para tí.

Creatividad, practicidad, eficiencia y buen gusto hacen de la decoración una profesión apasionante, divertida y funcional al mundo actual.

Nuestra forma de vida actual ha dado lugar a nuevas profesiones que se han ido profundizando con el paso del tiempo y han ido afianzándose en su propia técnica. Aunque su práctica es milenaria, su existencia como disciplina de estudio es relativamente reciente y aún no está del todo extendida. La decoración no solamente se trata de darle belleza a los espacios que frecuentamos diariamente, sino también de hacerlos funcionales a las necesidades personales.

El decorador busca encontrar el equilibrio perfecto entre la estética y la practicidad; busca convertir nuestros lugares cotidianos en santuarios en los que nos sea grato pasar el tiempo. Todos tenemos ideas sobre decoración y el modo en que nos gusta ver nuestros espacios. Pero una cosa es tener una idea y otra es hacerla realidad. Allí está el decorador de interiores: una guía que aportará sus conocimientos profesionales y su creatividad para adaptar cada lugar al gusto y la comodidad de sus clientes.

Los decoradores profesionales pueden desempeñarse como independientes o trabajar para empresas. Algunos se dedican a la planificación y creación de espacios funcionales. Su trabajo abarca desde lo general a lo particular: el diseño integral de una vivienda, un comercio, un espacio de trabajo; pueden desempeñarse como iluminadores, proyectistas, dibujantes. Algunos trabajan en cine y teatro como decoradores de sets y escenarios. Los decoradores encuentran su trabajo en donde sea que exista un espacio: restaurantes, cines, hoteles, vidrieras, oficinas. Trabajan junto con arquitectos e ingenieros en la realización integral de cada proyecto.

Decoración

La carrera de decoración es mucho más amplia de lo que a primera vista parece, y el trabajo del decorador se encuentra en todos los lugares en donde las personas realicen actividades; su creatividad, sensibilidad y conocimientos marcan una diferencia sustancial que pocos pueden definir pero todos podemos percibir y apreciar.