¿Qué diferencias hay entre las carreras de contador y administración de empresas?

Realiza nuestro test y descubre si es la carrera perfecta para tí.

Algunas carreras pueden presentar grandes similitudes entre sí, y al pensar en ellas a veces es difícil encontrar la línea que las separa, incluso al momento de elegir cuál será la que alcance nuestras expectativas laborales.

En el mundo profesional existen carreras que se complementan e incluso que en su plan de estudios poseen materias similares, es por ello que es importante conocerlas por dentro, antes de adentrarse en la cursada.

¿Qué diferencias hay entre las carreras de contador y administración de empresa?

Para hallar la diferencia entre ambas carreras es de gran relevancia poder comprender cuál es el eje sobre el que se asienta cada una, con qué materias fundamentales cuenta su plan de estudios, qué objetivos de formación presentan y cuáles son las funciones que luego podrá desempeñar cada profesional.

Carrera de contador.

La carrera de contador tiene una duración de 4 a 5 años, con un amplio plan de estudios que cuenta con materias que van desde filosofía hasta economía, por ejemplo. Algunas de las cursadas más relevantes que se pueden encontrar se relacionan con la matemática, contabilidad, estadística, administración, historia económica, finanzas, impuestos, derecho y auditoría. En algunos países las universidades privadas pueden llegar a ofrecer un título intermedio al finalizar las materias que corresponden al tercer año, en donde se ofrece la posibilidad de ser analista contable y administrador.

De esta manera, las distintas cursadas que realice le dan al profesional una formación determinada para que pueda adquirir herramientas tecnológicas que pueda emplear al momento de desempeñarse en sus tareas, y estar al tanto de las aplicaciones y programas que se utilizan en cuestiones contables. Además brinda conocimientos matemáticos, prácticas relacionadas con la organización, así como también materias relacionadas al área social. 

Es importante tener en consideración que la profesión de contador vive en una constante actualización, ya que las empresas pueden contar con distintas aplicaciones para desarrollar su contabilidad, y con el correr del tiempo estos programas pueden ir sufriendo modificaciones, que se deben conocer. Por otro lado, las leyes impositivas de los países o estados, también se van transformando, e incluso los graduados de contador deben interiorizarse en las cuestiones tributarias que afectan al comercio internacional, si su organización así lo necesitara.

¿Qué diferencias hay entre las carreras de contador y administración de empresa?

El contador es un profesional fundamental en cualquier entidad, sea pública o privada. Hasta el hecho mínimo en que una persona deba realizar una factura, puede requerir el asesoramiento de un contador, ya que en cuestiones tributarias es un experto que puede evaluar no solo costos, sino también cuáles son las leyes que inciden en cada actividad económica y qué impuestos se deben abonar para cada trabajo. Además es quien está al corriente de las distintas categorías que existen en un país, así como también de las regulaciones que deben ser tenidas en cuentas para no tener inconvenientes.

Los contadores se dedican a comprender la contabilidad de las distintas entidades para encontrar bases financieras sólidas a la hora de tomar ciertas decisiones. En este sentido, es el encargado de elaborar informes que puedan mostrar un análisis exhausto sobre los costos de nuevos proyectos o inversiones, por ejemplo. Además debe desarrollar presupuestos, balances, en donde debe asentar el dinero que entra y sale de una organización; es decir el contador realiza un aporte primordial en los estados financieros de una estructura comercial.

Otra de las funciones que puede realizar un contador es evaluar los informes de una gestión comercial, para identificar riesgos y poder sugerir mejoras o modificaciones en algún aspecto.

El profesional de la carrera de contador puede trabajar en distintas áreas de una empresa, o bien puede desempeñarse en tareas de auditoría tanto internas como externas, las cuales se realizan a las distintas instituciones y entidades para asegurarse que los balances presentados sean correctos y no presenten anomalías. También puede desarrollar tareas en un banco, por ejemplo, en el sector de tesorería, de cajas o bien de atención a empresas. O incluso puede ser parte del área pública, tanto en un cargo de asesoramiento y de planeación financiera, como estar en el cargo de funcionario público.

De manera independiente puede asesorar a otras empresas y crear una consultoría que desarrolle sistemas financieros o bien acompañe la gestión de distintas organizaciones pequeñas, medianas o grandes, a la vez.

Carrera de licenciatura en administración de empresas.

En cuanto a la carrera de licenciatura en administración, podemos encontrar que busca formar un profesional con un perfil organizacional, en donde serán de gran importancia sus aptitudes para planificar y dirigir un equipo o entidad. Además será quien esté a cargo de elaborar estrategias y métodos para asistir a distintas áreas de una empresa o entidad. 

La duración de la carrera puede variar según la casa de estudios que se elija, pero suele durar entre 4 o 5 años aproximadamente. En el plan de estudios podemos encontrar materias como álgebra, sociología, estadística, economía, gestión y costos, entre otras. Dentro de las cursadas se pueden destacar dos materias que serán relevantes para los estudiantes, por un lado, administración general, en donde se brinda una introducción al mundo de la administración, con conocimientos generales que luego se ampliaran en otras materias. Ya llegando al final de la carrera encontrarán la materia de dirección general, una cursada en donde se da un cierre a los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera.

En cuanto a las tareas que podrá desarrollar un administrador, se destaca su capacidad de influir en las estructuras, en los procesos, de una organización para llegar a tomar las mejores decisiones. En este sentido, al buscar el mejor resultado, el licenciado en administración tendrá que realizar la planificación de una metodología en donde se empleen de la manera más eficaz los recursos con los que cuente una entidad. Es el administrador quién podrá fijar determinados objetivos y la planificación de ese proceso para llegar a alcanzarlos eficientemente. El desempeño del licenciado en administración será de gran relevancia al momento de evaluar el rendimiento de una organización.

El profesional tiene una formación que le permite diseñar proyectos de comercio exterior y la realización de planes de negocio. Además, el licenciado en administración debe contar con los saberes necesarios para poder dirigir una empresa tanto a nivel económico como en la gestión de sus recursos humanos. De esta manera, el administrador puede trabajar en los distintos escalafones de una organización, tanto en el ámbito privado hasta llegar a una gerencia o en el ámbito público a nivel gubernamental.

Diferencias entre contador y administración de empresas

En cuanto a las diferencias de ambas profesiones, aunque sus planes de estudios son bastante afines, podemos apreciar en relación a las funciones que va a desarrollar cada graduado, que el contador es quien se encargará de la recopilación de los datos contables, para analizarlos, clasificarlos y luego elaborar los informes correspondientes para cada área; y el licenciado en administración será quien tome en cuenta los recursos que posee una organización, tanto financieros, tecnológicos como humanos, y en base a ellos realizará una planificación y una metodología para cumplir las metas. 

En este sentido, un contador, busca poner el foco en la parte contable de la empresa, en los balances, en los estados financieros que se relacionan con el sector comercial. Por el contrario, un administrador, tiene un enfoque más holístico de la organización, integrando a distintos sectores como la comercialización, las finanzas y la gestión para elaborar estrategias y optimizar el desempeño de una empresa o entidad.

Por otro lado, los profesionales de la contabilidad, si bien son una pieza fundamental en toda el área financiera, son una parte más de un engranaje, en cambio, el licenciado en administración, por su capacidad de liderazgo, se ubica en la cúpula de una organización, ya que es quien pone en juego su habilidad técnica y humana para dirigir y tomar decisiones.

Los contadores deben tener en cuenta las leyes impositivas del lugar donde residan o para el cual trabajen, ya que su título se encuentra íntimamente relacionado con el país en donde lo hayan obtenido. En cambio, los licenciados en administración pueden trabajar en cualquier país, independientemente de donde hayan estudiado.

Podríamos decir que a pesar de las diferencias que ambas profesiones presentan, también son complementarias, ya que el contador es quien evalúa los recursos financieros que posee una organización y el profesional de la administración es quien toma la decisión del uso que se le asignarán a tales recursos. Así como también, el profesional de la contabilidad podrá encontrar problemáticas financieras en una organización y será el administrador quien podrá evaluar, diseñar y asesorar para lograr la mejor planificación para reparar dichas fallas.

Por otra parte, el administrador puede elaborar documentos contables, pero no tiene la autoridad de un contador para realizar auditorías sobre esos informes o balances.

Ambos profesionales pueden trabajar de manera independiente realizando tareas de consultoría, y de hecho pueden formar un equipo integrador para dar respuesta a las organizaciones que necesiten asesoramiento en distintos puntos de su estructura. Así como también pueden abocarse al área de la docencia en la formación de nuevos profesionales.